Diferencias abismales entre sentido de la vida y la muerte

Publicada Noviembre 25, 2010 in Sin Categoría

MARIELA PÉREZ VALENZUELA

La existencia de varios miles de nicaragüenses con algún grado de discapacidad es hoy diferente, después de que, desafiando distancias, lugares intrincados y caminos inseguros, los especialistas cubanos que visitaron cada vivienda en esa nación centroamericana para detectar y atender a las personas con invalidez física o intelectual finalizaron esta misión, tras un año de arduo trabajo.

La brigada médica de Cuba “Todos con Voz” trabajó en el diagnóstico psico-social y clínico genético de las discapacidades como parte de un programa integral de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), que ya se realizó en Cuba, Venezuela, Bolivia, San Vicente y las Granadinas y actualmente se ejecuta en Ecuador, mientras que en los próximos meses comenzará en Antigua y Barbuda y Dominica.

Sesenta y ocho especialistas de la Isla participaron en esta difícil y a la vez necesaria labor con un profundo sentido humanista, y poco antes de regresar a Cuba fueron condecorados por el presidente, Daniel Ortega, con la orden Independencia Cultural Rubén Darío.

Fue el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, quien tuvo la idea de desarrollar este estudio en los países del ALBA, la que ha visto sus resultados en un tiempo más breve de lo previsto.

De esa forma, con el mismo amor y entrega que lo hicieron en Cuba, Venezuela y Bolivia, un equipo multidisciplinario conformado, entre otros, por especialistas en genética, psico-pedagogos, licenciados en enfermería, traumatólogos, neuro-pediatras, otorrinolaringólogos y oftalmólogos participaron en esta misión en Nicaragua, y varios de ellos se sumaron al grupo que se encuentra en Ecuador.

El resultado de esa investigación arrojó más de 125 mil personas con diversas discapacidades, lo que representa el 2,2 de la población de Nicaragua, país que a partir de este estudio dispone del primer censo nacional sobre la inhabilidad, indicó la Doctora Miladis Orraca, jefa de la brigada médica cubana.

Disponer de una investigación terminada del estado físico y las condiciones en que viven estas personas le permitirá al Gobierno sandinista ejecutar programas de ayuda a ese grupo de la población, olvidado durante años por gobiernos precedentes.

En esa dirección se avanza y en Masaya, el primer departamento estudiado, se han resuelto las necesidades básicas de casi la mitad de los cuatro mil 518 casos críticos identificados por la brigada.

Más de un millón de discapacitados han sido atendidos ya en los países del ALBA por las brigadas médicas cubanas.

A la identificación de los casos le sigue la entrega de equipos imprescindibles para mejorar su vida. Una tercera fase comprende la reinserción de esas personas en la sociedad, mediante políticas sociales creadas por los gobiernos.

Solo una organización profundamente humanista y solidaria como el ALBA es capaz de llevar a cabo un proyecto tan ambicioso.

Al ALBA, surgida en el 2004 por iniciativa de Venezuela y de Cuba como una alternativa al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) que Estados Unidos pretendía implantar en la región a partir de enero de 2005, se sumaron Bolivia, Nicaragua, Dominica, San Vicente y las Granadinas, Antigua y Barbuda, y Ecuador.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, formuló por primera vez la propuesta de la agrupación en el marco de la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe, celebrada en la isla de Margarita, en el noroeste de esa nación, en diciembre del 2001. Cuba inmediatamente se sumó a la iniciativa.

Tres años después, en ocasión de conmemorarse, en La Habana, el X aniversario de la primera visita a Cuba del líder de la Revolución Bolivariana, el 14 de diciembre de 2004, los presidentes Chávez y Fidel Castro suscribieron la “Declaración Conjunta sobre el ALBA“.

ATENCIÓN A DISCAPACITADOS PUEDE EXTENDERSE

La identificación y atención de personas discapacitadas en los países de la región andina (Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia), que, a decir del presidente de Ecuador, Rafael Correa, “son los olvidados dentro de los olvidados”, ocupará la atención de la reunión convocada por el gobierno de Quito con los vicepresidentes de esas naciones.

El vicepresidente ecuatoriano, Lenin Moreno, informó que la cita está fijada para el 3 de diciembre próximo, coincidiendo con el “Día Internacional de las Discapacidades”, y adelantó que los ministros de Salud de la región andina trabajan en la elaboración de un documento conjunto para dar respuesta a las necesidades de este grupo de la población.

Según agencias de prensa, en la reunión, a la que se espera asistan autoridades de salud de Cuba, Venezuela y Nicaragua, países donde se realizó la experiencia, Ecuador presentará los resultados de la misión solidaria “Manuela Espejo”, en la que trabajaron galenos cubanos y ecuatorianos.

Hasta fines de septiembre la Misión había estudiado 22 de las 24 provincias del país, visitado 979 mil 295 viviendas y registrado 246 mil 395 personas con invalidez intelectual o física.

A fines de este mes se espera que concluya el estudio, después de haber recorrido todo el territorio de esa nación.

Para dar respuesta a las necesidades más urgentes de estas personas, la Misión comenzó de inmediato la entrega de ayudas técnicas, que incluyen sillas de ruedas, bastones, kits anti-escaras, así como camas, colchones y equipos electrodomésticos. También se construyen viviendas para los casos críticos que viven en extrema pobreza como resultado de las políticas económicas neoliberales implantadas en Nicaragua, al igual que otros países de la región.

VIDA CONTRA MUERTE

Mientras el ALBA devuelve el sentido de la vida a millones de personas pobres (cuyos países son o no integrantes de esa agrupación) con proyectos como el de atención a discapacitados, Estados Unidos, la primera economía mundial, redujo en los últimos años las posibilidades existenciales de sus ciudadanos de menos recursos, con los conocidos recortes a los programas de salud.

El desprecio por la vida humana no se limita en la nación norteña a un gobierno ni a una época, sino a una filosofía política que considera como ciudadanos sin categoría social a los más humildes, la cual se amplía a presos, prostitutas, homosexuales y otros elementos.

Una muestra del pensamiento fascista que ha imperado en la mayoría de las administraciones norteñas fue puesta al descubierto, para horror de la Humanidad, hace algunas semanas. El foco fue Guatemala, en Centroamérica, donde quedó demostrado, según denuncias publicadas por una investigadora estadounidense, que científicos norteamericanos utilizaron a centenares de ciudadanos de ese país como conejillos de indias, infectándolos con sífilis y negándole la asistencia farmacológica cuando se demostró que la penicilina curaba la enfermedad.

Ahora, tras las protestas oficiales del presidente guatemalteco, Álvaro Colom, al gobierno de Barak Obama, miles de obreros, campesinos e indígenas han protestado en las calles por los experimentos realizados ilegalmente con sus coterráneos por los mercaderes de la muerte a finales de la década de los 40 del siglo pasado.

Durante una marcha por la capital guatemalteca, los manifestantes rechazaron que entre 1944 y 1948 investigadores estadounidenses inocularan de forma intencional a mil 500 guatemaltecos con enfermedades venéreas como la sífilis y la gonorrea, sin que estos dieran su consentimiento.

“Yanquis, enemigos de la humanidad”, decían algunas de las pancartas que portaban los manifestantes.

Conforme a medios de prensa, lo anterior se conoció en octubre pasado, tras una investigación de la doctora Súsan Réverby, de Uélesly Cólach, la cual reveló documentos sobre este experimento descubiertos en el archivo del doctor John Cutler, ya fallecido, quien los dirigió.

Una comisión que encabeza el vicepresidente guatemalteco, Rafael Espada, analiza la información sobre los experimentos, enviada por el actual gobierno de Estados Unidos y en seis meses se espera concluir las investigaciones.

Estos traficantes de la muerte recuerdan a los científicos nazis que utilizaban a seres humanos para, en un absoluto desprecio por la vida, realizar supuestas investigaciones que incluían las posibilidades del mejoramiento de la raza.

Por eso es tan despreciada por los pueblos la actitud de Estados Unidos, que incluso sin que lo sepamos públicamente puede repetir tales “experimentos” en millares de prisioneros en sus cárceles o en las naciones que han ocupado mediante las guerras inventadas para apoderarse de sus recursos naturales.

En contraste, los gobiernos y poblaciones de América Latina aplauden los planes integracionistas y de mejoramiento de la calidad de vida que ya se observa en América Latina. En Guatemala, por ejemplo, donde en estos días reina la ira ciudadana por la actitud despreciable de Estados Unidos, centenares de personas han sido beneficiadas por la Operación Milagro y han recobrado su visión gracias a la colaboración médica de Cuba, mientras miles van dejando atrás el analfabetismo. Contraste para meditar entre los mercaderes de la muerte y los hacedores de vida.

Be Sociable, Share!

No Response to “Diferencias abismales entre sentido de la vida y la muerte”

Leave a Comment

*