El reloj no se detiene

Publicada Noviembre 25, 2010 in Sin Categoría

 

MARIELA PÉREZ VALENZUELA

A cinco años del supuesto cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) fijados en el 2000 por 189 Jefes de Estado y Gobierno en Naciones Unidas (ONU) para acabar con el hambre y la pobreza en el planeta, entre otros males que aquejan a la Humanidad, muy poco se hizo hasta ahora para alcanzarlos, e incluso en varios de ellos hay un retroceso. Dicho de otra manera, una década después, a nivel global ninguno se ha cumplido.

Ese es el saldo que dejó la cumbre celebrada esta semana en la sede de la ONU en Nueva York, con la presencia de autoridades mundiales, entre ellos varios jefes de gobierno o estado, en la que mas de un orador significó la baja o nula participación de las naciones ricas para ayudar a mejorar la situación económica de los habitantes de las regiones mas empobrecidas.

Salvo excepciones, como el caso de Cuba, cuyos logros en la consecución de los ODM fueron calificados de “impresionantes” por Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, durante un encuentro con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, la gran mayoría de las naciones poco tuvieron que mostrar al mundo.

Son ocho objetivos que deberían consumarse en su mayoría en el año 2015: Rebajar a la mitad la extrema pobreza y el hambre (en relación con 1990), lograr la educación primaria universal, promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el VIH/SIDA y otras enfermedades transmisibles, garantizar la sostenibilidad ambiental y desarrollar alianzas globales para el desarrollo.

Las cifras divulgadas en los últimos días por organismos internacionales corroboran que falta mucho por hacer para salvar a la Humanidad del hambre y las enfermedades. Y lo que es peor, según se constató en la cita convocada por la ONU, no hay voluntad política para cambiar esa situación, en primer lugar el gobierno de Estados Unidos, la mayor economía mundial.

Un informe del Banco Mundial informó que este año habrá 64 millones más de personas en extrema pobreza, lo cual ese organismo atribuye a la crisis financiera, energética y alimentaria mundial; sin embargo, las naciones más empobrecidas denuncian que los ricos se escudan en la crisis para no movilizar los fondos prometidos.

A su vez, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), ha dicho que aunque las estimaciones muestran que existen 98 millones de personas hambrientas crónicas menos con respecto a las cifras de 2009, también reconoce que hay en el planeta 925 millones los individuos en esa circunstancia, así como millones de niños que mueren por malnutrición, cifras que considera ‘inaceptablemente altas’.

“Cada seis segundos un niño muere de hambre”, declaró Jacques Diouf, director general de este organismo de la ONU, que calificó esa abstinencia como “el mayor escándalo del mundo”, con afectaciones para el 16 por ciento de la población mundial.

Aunque un informe realizado por agencias de la ONU señala que el número de mujeres que fallecen debido a las complicaciones durante el embarazo y el parto descendió desde 1990, en el 2008 esta cifra fue de 358 mil, y el 99 % de los óbitos siguieron ocurriendo en los países en desarrollo, la mayoría en la región subsahariana y la del Sur de Asia (con 313 mil decesos).

Al ritmo actual, ninguno de los objetivos fijados se alcanzarán en el 2015, reconoció el titular de la ONU Ban Ki moon, quien calcula que serán necesarios 100 000 millones de dólares (77 000 millones de euros) para conseguirlo.

La falta de aportación de más recursos para financiar los ODM, los efectos de la carga de una deuda externa excesiva y del proteccionismo comercial de los países más ricos, continúan siendo, a decir de algunos Mandatarios, los principales obstáculos.

Al hablar en la Cumbre, el presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró que la desigual e injusta distribución de la riqueza impedirán el cumplimiento de los objetivos, e instó a cambiar la práctica de ver a la pobreza desde el punto de vista de sus efectos cuando el enfoque real es determinar las causas que la provocan.

Por su parte Cuba, representada por su ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, demandó un nuevo orden económico y político internacional, basado en los principios de solidaridad, justicia social y respeto a los derechos de los pueblos y de cada ser humano.

Rodríguez apuntó que la falta de solución a los problemas más graves del desarrollo y a los padecimientos de miles de millones de personas que viven en la pobreza y el subdesarrollo afectará también a las sociedades industrializadas, en las cuales aumentan los desempleados y se expanden políticas migratorias salvajes.

El Canciller cubano preguntó de qué cooperación internacional se habla cuando ni remotamente se alcanza el compromiso del 0,7 del Producto Interno Bruto (PIB) de las naciones desarrolladas como Asistencia Oficial al Desarrollo, cuando esos mismos países son los principales responsables de un gasto militar mundial que asciende 1,4 billones de dólares, lo que representa el 2,4 por ciento del PIB mundial.

Entretanto, el presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, propuso “sostener relaciones justas y prósperas” entre los países para establecer un orden mundial que rechace el capitalismo.

Ahmadinejad acusó al capitalismo liberal y a las empresas multinacionales de ser los promotores de que los mas vulnerables sufran por las “estructuras injustas y poco democráticas de las instituciones internacionales, políticas y financieras mundiales”, reportó Telesur.

El representante permanente de Venezuela ante la ONU, Jorge Valero, aseguró que su país ya cumplió con la mayoría de los ODM y explicó que la Revolución Bolivariana promueve un modelo de desarrollo alternativo de profundo carácter humanista que realiza importantes transformaciones estructurales a favor de los excluidos.

También el primer ministro chino, Wen Jiabao, destacó los incesantes esfuerzos hechos por su nación para contribuir a la consecución de los ODM, reseñó El Diario del Pueblo.

Numerosos resultaron los oradores en esta reunión, celebrada del lunes al miércoles último, en la que se puso de manifiesto una vez más las pretensiones de algunos países industrializados de desentenderse de la gran cuota de responsabilidad que tienen en el crecimiento de la pobreza y en el incumplimiento de los acuerdos para revertir esta situación.

Alejada de los planteamientos realizados por las naciones del Sur, la Canciller (jefa de gobierno) alemana, Angela Merkel, defendió las virtudes del capitalismo afirmando que “la principal responsabilidad del desarrollo es de los gobiernos de los países en desarrollo” y que la clave para la prosperidad económica es un buen gobierno y una economía capitalista floreciente”, publicó el País Digital.

CUMBRE FINALIZA CON LLAMAMIENTO A LA ACCIÓN COLECTIVA

Luego de tres jornadas de análisis y debate, la cumbre para analizar la marcha de los ODM concluyó con un llamamiento a la acción colectiva intensificada de todos los Estados, expresada en un documento de 81 puntos, en el que los participantes reflejaron claramente que los avances registrados están muy lejos de cubrir las necesidades.

Aún así manifiesta que los ODM se pueden lograr “incluso en los países más pobres, con un compromiso renovado” y “la acción colectiva intensificada de todos los Estados Miembros y otras partes pertinentes”.

De igual manera, los asistentes expresan una vez mas su preocupación por la alta cifra de personas viviendo en pobreza; los alarmantes niveles de mortalidad infantil registrados a nivel mundial; la crisis financiera y económica, la inestabilidad de los precios de la energía y los alimentos y los problemas de la seguridad alimentaria.

En el texto se advierte sobre los desafíos planteados por el cambio climático y la pérdida de la biodiversidad.

A su vez, el foro considera que se evidencian logros, entre otros, en la lucha contra la pobreza extrema, la matricula escolar, la salud y la mortalidad infantil, en tanto reconoce un lento avance en la solución de la malnutrición, el empleo y el trabajo decente para todos, la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer, la sostenibilidad ambiental y el saneamiento básico.

De ahí ese texto, que ojalá como hasta ahora ha sucedido con otros documentos no caiga en el saco roto de las naciones industrializadas, llame a concentrar la atención en los próximos cinco años en las necesidades particulares de los países en desarrollo y en las grandes desigualdades económicas y sociales.

A pesar de la oposición de los países ricos, en la declaración quedó también reflejada la demanda de los Estados subdesarrollados integrantes del Grupo de los 77, más China, sobre la colaboración de los primeros a los que cuentan con menos recursos económicos.

Una vez mas, esta Cumbre de la ONU pidió a los donantes que aporten asistencia para el desarrollo que sea suficiente y consideró crucial el respeto a los compromisos relativos a la Ayuda Oficial al Desarrollo.

CUBA: METAS CUMPLIDAS PRÁCTICAMENTE EN SU TOTALIDAD

Una década después de que los Jefes de Estado y de Gobierno se comprometieron a impulsar el desarrollo, erradicar la pobreza y alcanzar la sostenibilidad ambiental, entre otras objetivos para el 2015, Cuba muestra avances importantes en sus consumaciones, a diferencia de la mayoría de los firmantes, un buen número de ellos con altos niveles de desarrollo.

En ese sentido, el Canciller cubano destacó en la ONU que las metas previstas en la Declaración del Milenio han sido saldadas en la Isla prácticamente en su totalidad y en algunos casos superadas con creces.

Cuba hará hasta lo imposible porque sobreviva la especie humana

Cuba había hecho suyos esos actuales propósitos internacionales desde el triunfo de la Revolución (1959) y algunas de las Metas se alcanzaron incluso antes de que en la Cumbre de las Naciones Unidas del 2000 se trazaran ocho objetivos de desarrollo para el 2015.

El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a la Isla, la desaparición del campo socialista europeo, que acarreó una reducción de los recursos disponibles, unidos a otros retos que la nación debió enfrentar, no detuvieron el programa revolucionario de beneficio popular, precisó.

Para observadores políticos, la ejecución de programas como el Materno Infantil, de Atención a Discapacitados y de Seguridad Alimentaria, y para elevar la cultura general integral, entre otros propósitos, tienen su explicación en que para el Gobierno cubano el desarrollo humano constituye una prioridad.

En cambio, a los países ricos les falta interés y voluntad política para asumir la responsabilidad que contrajeron.

Cuba, en cambio, demuestra con ejemplos concretos cuánto se puede lograr, aún en situaciones extremas, cuando existe voluntad política.

Sin importar su origen social y el color de su piel, los cubanos, los de menores o mayores ingresos, se benefician por igual de la atención de salud gratuita y de una educación general con posibilidades de seguir estudios superiores, con las ventajas de los programas para la formación de trabajadores sociales o los cursos de superación integral para jóvenes desvinculados.

Prácticamente el ciento por ciento de los niños están matriculados en la enseñanza primaria y en el interés de perfeccionar cada vez más la educación y la preparación de los educandos, se introdujo el estudio de nuevas materias desde edades muy tempranas.

Uno de los objetivos de desarrollo de la Cumbre del Milenio del año 2000 fue promover la igualdad de género.

En ese sentido, Cuba fue el primero en suscribir y el segundo en ratificar la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer.

Las féminas están presentes hoy en cada sector de la vida nacional. Ellas representan el 39,1 por ciento de todos los dirigentes de la nación y el 43,32 por ciento de los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento); seis son ministras y 46 viceministras; 12 son miembros del Consejo de Estado (40 por ciento) y una es vicepresidenta del país (la Contralora General de la República).

Constituyen el 46,7 por ciento de la fuerza laboral estatal civil; 25,4 por ciento de los trabajadores por cuenta propia; 65,6 por ciento de los técnicos y profesionales, más del 70 por ciento de técnicos y profesionales de la salud y la educación; 63,8 por ciento de los médicos generales integrales y 51,6 por ciento de los investigadores del sistema de ciencia y tecnología.

En el campo de la salud, la atención a las embarazadas constituye una prioridad del Gobierno y es una de las razones por las que Cuba registra un 4,8 por ciento de mortalidad infantil por cada mil nacidos vivos, la más baja en las Américas; el 99,9 por ciento de los partos son institucionales y el 99,5 por ciento de los niños son inmunizados contra 13 enfermedades de manera gratuita.

Al mismo tiempo, son ellas el 65 por ciento de los graduados universitarios y 45,7 por ciento de los de la enseñanza técnico-profesional; 40 por ciento de los matriculados en carreras del campo científico-técnico y 53,4 por ciento del personal docente de la educación superior.

Cuba resalta en la región por sus niveles de maternidad sin riesgo. La mortalidad materna se ubica entre las más bajas de Latinoamérica.

El combate al SIDA, enfermedad que mata a millones de personas en el mundo cada año, es cuestión priorizada en la Isla, donde en1986 se inició un programa de Prevención y Control, que permite considerar de baja transmisión a la epidemia.

A diferencia de otros países del orbe, como Estados Unidos, que de forma irracional e irresponsable resta importancia a la protección del medio ambiente, existe en Cuba una política ambiental nacional.

El desarrollo en el país de un programa forestal, la ley sobre áreas protegidas (algunas con reconocimiento internacional), y la educación ambiental son ejemplos de la importancia que se otorga a la protección del medio ambiente y al uso racional de los recursos naturales, también objetivos del milenio.

El país igualmente trabaja desde hace varias décadas en un programa nacional para extender los servicios de agua potable.

Cuba también ha ayudado a que varias naciones avancen en el cumplimiento de algunos de los ODM.

En ese sentido, Jorge Valero, Representante Permanente de Venezuela ante la ONU, señaló ante el plenario que su país fue declarada por la UNESCO como libre de analfabetismo (en el 2005) y añadió que eso fue logrado gracias a la cooperación de los cubanos.

Peter Shanel Agovaka, Ministro de Relaciones Exteriores y Comercio Exterior de Islas Salomón, expresó: “Nuestro socio Cuba continúa entrenando 74 de nuestros futuros doctores, por lo cual estamos agradecidos.”

También, en representación de Siria, Fayssal Al-Mekdad, Viceministro de Relaciones Exteriores, señaló que “Las medidas económicas unilaterales que han impuesto los países desarrollados a países en desarrollo socavan el desarrollo sostenible. Sanciones unilaterales impuestas a algunos países como Siria y Cuba, no ayuda a buen entorno para lograr cumplir los ODM’s”.

Cumplir con los ODM será muy difícil de lograr para el 2015, pero las circunstancias imponen un rápido cambio de mentalidad y acciones concretas que no pueden dilatarse más. El reloj no se detiene.

 

Be Sociable, Share!

No Response to “El reloj no se detiene”

Leave a Comment

*