Eduardo Galeano escribió desde y para el Sur

Publicada Abril 14, 2015 in Cultura

Los pueblos de América Latina están de luto. Murió Eduardo Galeano, ese uruguayo que, con su escritura limpia, sin asperezas, poética sin poder deslindarse de la prosa periodística, abrió las venas de un continente con sus verdades, aquellas que solo los políticos de la ignorancia histórica, parecieron no escuchar, pero que a fuerza de golpes ahora quizás puedan comprender en su magnitud.

eduardo galeano blog

En el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo, donde recibirá honores oficiales y populares, sus restos son velados. Ante su féretro desfilan las principales autoridades del país, pero también un pueblo desbordado por la pérdida de quien fuera su intelectual mayor, el que mejor lo comprendió desde su tribuna de prensa. El escritor que plasmó en sus libros con la transparencia de la poesía, la ideología izquierdista por la cual vivió y combatió hasta su muerte desde su trinchera de palabras.
Galeano, de 74 años, murió a causa de un cáncer de pulmón contra el que luchó los dos últimos dos años de su vida. La letal enfermedad no pudo con el ímpetu existencial del escritor que siguió con sus letras para dejar el magistral legado de su prosa a sus seguidores de decenas de naciones, los mismos que hoy lamentan su desaparición física.
Nació en Montevideo, la capital uruguaya, en 1940. Cuando tenía 14 años inició su carrera periodística en el semanario socialista El Sol. Allí publicaba dibujos y caricatura políticas que firmaba con el seudónimo de Gius. Fue jefe del semanario Marcha y director del diario Época. Su vida cambió con la imposición de la dictadura militar y se exilió en Argentina. Cuando los militares se apoderaron de la tierra argentina debió marchar nuevamente, esta vez con destino a España.
Sólo retornó a Uruguay en 1985 cuando Julio María Sanguinetti asumió la presidencia de la nación tras elecciones democráticas luego de la caída del régimen militar. Galeano fundó y dirigió su editorial El Chanchito, en tanto publicaba una columna semanal en el periódico mexicano La Jornada.
Su obra literaria constituye una radiografía de América Latina. Cronista por excelencia, tuvo el magisterio de escudriñar y llevar a palabras incisivas, cortantes, y creadoras, la historia de un continente arrasado desde el llamado descubrimiento por las metrópolis europeas hasta la época de los años 70 del pasado siglo. “Las venas abiertas de Américas” es una obra monumental traducida a 20 lenguas en unos 30 países.
Unido desde su fundación a la institución cultural Casa de las Américas, con sede en Cuba, en dos oportunidades obtuvo el Premio literario que anualmente otorga: en 1975, con su novela “La canción de nosotros”, y en 1978 con el testimonio “Días y noches de amor y de guerra”.
En homenaje a quien es tan querido en Cuba, el presidente Raúl Castro envió un mensaje a las autoridades uruguayas, en el que destaca “Con profundo pesar he conocido el fallecimiento del destacado intelectual revolucionario y entrañable amigo de Cuba, Eduardo Galeano. Le extiendo mis más sentidas condolencias que hago llegar a los familiares del inolvidable Galeano y al pueblo uruguayo que tan dignamente representó. Reciba el testimonio de mi más alta consideración, Raúl Castro Ruz”.
Para los cubanos el año 2012 fue el del último encuentro. Llegó a La Habana con su inmensa estatura, sus ojos azules, transparentes y profundos, su verbo rápido y sagaz, para presentar “Espejos. Una historia casi universal”, dando, como siempre, lecciones de coherencia entre su prosa y el ser humano que fue, que escribía para comunicarse con otros. La literatura, decía, me ha dado la inmensa alegría de reconocerme en otros y percibir que hay otros que se reconocen en lo que escribo”.
Y porque así fue y será por las generaciones que lo conocieron cuando era un perseguido político y otros ya en su madurez, Eduardo Galeano está en la historia de América Latina, tildado por muchos como su verdadero descubridor.
Pocos como Galeano pasan a la historia no solo como un escritor brillante, sino también como el ser humano que logró entramar un sentimiento de comprensión y amor con sus lectores.

Be Sociable, Share!

No Response to “Eduardo Galeano escribió desde y para el Sur”

Leave a Comment

*