El Nuevo Herald reconoce millonaria trata de personas en Miami

Publicada Abril 6, 2016 in La Isla grande, Mujeres, Politica, Sociedad

Mariela Pérez Valenzuela
Aunque la trata de personas –uno de los negocios ilícitos más lucrativos del mundo- aparece en algunos países en sus distintas variantes, en el sur de La Florida, en Estados Unidos, no hay ciudad ni vecindario que se escape de este flagelo, desde los residenciales hasta los más pobres, según denunció El Nuevo Herald.
En el artículo “Miami-Dade, centro de la trata de personas” firmado por Isabel Olmos, se explica que se observa esta forma de esclavitud moderna tanto en localidades con un mayor nivel adquisitivo como Coral Gables, Miami Beach y Hallandale, hasta las más humildes como Homestead, centro neurálgico del tráfico laboral.
Olmos precisa que el sur de la Florida –asiento principal de la emigración cubana y de otras naciones latinoamericanas- es uno de los principales puntos de acceso en el país para el tráfico interno de menores. “Uno de cada tres adolescentes en la calle –dice el periódico- acaba en la prostitución en 48 horas”.
Se ha comprobado que la trata de personas es más lucrativa que la venta de armas o de drogas, ya que una misma persona puede ser vendida en distintas ocasiones. Según previsiones –de las cuales se hace eco el periódico miamense- se trata del segundo crimen en el mundo y está previsto que sea el primero, llegando a superar al narcotráfico, por la cantidad de dinero generado.
La articulista pone ejemplos. Una de las víctimas identificada como la miamense Diane Owsley, quien sobrevivió a este tipo de trata, afirma: “Muchas cosas pasaron cuando estuve con mi traficante, pero diría que lo peor fue la tortura”, luego de narrar que tenía 10 años cuando su padre alcohólico abandonó el hogar.
Con dificultades escolares nacidas de su carencia de autoestima, la chica estaba sola mucho tiempo pues su madre trabajaba todo el día. La trampa vino cuando conoció a un joven por Internet que resultó ser un secuestrador, de quien no logró escapar cuando se presentó en su hogar.
“Hice todo lo posible por escapar. No pude ir a casa porque me apartó de allí y me llevó a su territorio. Acabé en las calles y nunca pensé mal de nadie, así fue como este hombre llegó a mí”, recuerda Owsley, quien ahora ayuda a otras víctimas, luego de dos años de reclusión forzada, de la cual escapó a riesgo de ser asesinada.
El caso de esta joven no es aislado y parece que las autoridades lo observan como algo común, quizás pagados algunas por los mismos traficantes de personas dentro de las fronteras estadounidenses.
Peligro en las calles de Miami
El peligro acecha en las calles de Miami, según se desprende de la publicación de El Nuevo Herald, que invitó a reflexionar al respecto a Mary Andrews, directora de Stop Sex Trafficking Miami y programas de prevención de la violencia de The Women’s Fund of Miami-Dade County. Andrew es directora del premiado documental sobre trata de personas Tricked.
La especialista brindó sus experiencias a estudiantes de Miami Dade College en el recinto de Kendall, a quienes advirtió que “La trata de personas puede darse en cualquier lugar, le puede pasar a cualquiera y traspasa todas las áreas económicas”.
“No hay un lugar específico”; “Pueden agarrar a nuestros hijos y transportarlos dentro del condado porque Miami-Dade es enorme. A tu hijo lo pueden llevar a Miami Gardens, ahí al lado, y no encontrarlo nadie”, afirma la especialista.
El 75 % de los llamados fugitivos en el país en realidad son forzados a abandonar sus hogares. La oficina fiscal del estado de Florida cuenta con más de 400 casos relacionados con el tráfico sexual.
Pero la ayuda estatal es poca y deficiente para tamaña situación donde los más jóvenes son las víctimas.
Más de 300 niñas entre 11 y 17 años han recibido servicios directos mediante programas para la comunidad en el sur de la Florida. En el país de mayor economía a nivel mundial, los recursos para estos casos –de acuerdo con El Nuevo Herald- “son limitados pero están disponibles a través de diferentes organizaciones como Camillus House, que dispone de 16 camas, ocho de ellas disponibles en estos momentos”.
La ignorancia de los estadounidenses también contribuye a una gran cantidad de víctimas. La mayoría de los jóvenes y, también de los adultos, -precisa la articulista- “no distingue entre la trata de personas, un crimen contra una persona sin cruzar una frontera basado en la explotación involuntaria, y el tráfico de personas, crimen cometido al cruzar una frontera de forma voluntaria basado en el transporte de personas”.
En este material periodístico se evidencia que resulta poco y pobre el trabajo de prevención y vigilancia sobre el tráfico humano, ya que Olmos precisa que hay un aproximado de 300 mil niños (12 años en las niñas y 11 en los varones) en riesgo de ser víctimas de explotación comercial y sexual en Estados Unidos.
Cada proxeneta tiene bajo su jefatura de cuatro a seis niñas que están obligadas a mantener relaciones sexuales entre 20 y 48 veces en el día, según Polaris Project, organización no lucrativa líder en la lucha mundial para erradicar la esclavitud moderna.
Miami arde
El Departamento de Justicia del país norteño especificó sobre el tema que Miami está clasificada entre las primeras cinco ciudades en tráfico sexual y Florida es la tercera en trata de personas a nivel nacional, después de California y Texas.
El pasado años, en Fort Lauderdale 99 niños fueron víctimas de secuestro y posterior prostitución. De estos, 69 no pertenecían a vecindarios pobres o comunidades en riesgo. De hecho, algunos de sus padres eran abogados y policías.
“Debido a los prejuicios de la sociedad contra la prostitución, la trata de personas deviene en un problema difícil de entender y resolver. “Estamos arrestando a las víctimas en lugar de a los traficantes y proxenetas”, explica Victor Williams, agente especial a cargo en Miami del Departamento de Investigaciones de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security Investigations).
Es grave la situación de los niños/as y adolescentes en la primera economía mundial, que gasta miles de millones de dólares cada año en las guerras impuestas a las naciones para robarles sus recursos naturales, pero descuida de manera grave la protección de su infancia y de los más jóvenes.
Es muy probable que incluso las autoridades se hagan de vista gorda –ganancias por medio- para detener la crisis de la trata en La Florida, donde los negociadores ganan entre 150 mil y 200 mil dólares anuales por cada niño raptado y prostituido.
En la actualidad, de acuerdo con El Nuevo Herald, en la Florida hay desaparecidos –también les llaman fugitivos- cerca de 40 mil adolescentes, sin que se conozca su destino. Lo más probable es que sean obligados a la prostitución, luego de ser atraídos por los proxenetas.
La vulnerabilidad de las adolescentes, aunque también cuentan los varones, facilita la labor de los delincuentes. Algunos de los que han sido detenidos culpan a sus víctimas como si hubieran elegido ejercer la prostitución como una forma de vida, lo cual se entiende a partir de patrones de masculinidad.
Para el agente Williams, las víctimas tienen un denominador común: un día salieron de casa y conocieron a la persona equivocada. Unas son captadas en las escuelas o campus universitarios, otras en páginas de chat o que ofrecen trabajo en la internet.
El tráfico laboral es otra forma de esclavitud en este siglo XXI. En el tráfico de mano de obra barata, que se identifica en la localidad de Homestead, las víctimas son indocumentadas; procedentes de otros países. “Los traficantes usan el estatus migratorio como trampa”. Esas personas –tanto mujeres como hombres jóvenes- “trabajan horas extras, les pagan menos y son sus esclavos”. Si desean irse, sus empleadores los amenazan con llevarlos a inmigración, asegura El Nuevo Herald.
El equipo de Williams detuvo a mediados de marzo en Homestead a dos personas relacionadas con la trata de personas y el tráfico laboral, pero los campesinos de la zona tienen miedo de denunciarlos porque las autoridades los consideran esclavos sin papeles.
Sin embargo, no hay cifras objetivas en esta forma de esclavitud, muy empleada en Homestead, a donde se acercan los inmigrantes desconociendo las reglas de juego impuestas por sus jefes.
Los emigrantes suelen buscar trabajo a través de Internet. Las páginas de contacto más utilizadas por los supuestos empleadores son, entre otras, Backpage.com, Eros.com, Myrebook.com, Cityvibe.com y Escort.com.
A través de ellas conocen a jovencitos/as a quienes ofrecen puestos laborales con altas ganancias en Miami –trampa en la cual caen los desempleados fácilmente- vendiéndoles el sistema de vida americano, y haciéndoles creer que el trabajo “en un bar o cantina, en agencias de modelo o viajes, de baby sitter, en masajes o clubes de stripper” da mucho dinero, con la advertencia de que en Miami tal fórmula no es ilegal. Ahí son atrapadas.
El periódico miamense también alerta sobre otros métodos para contactar a las futuras víctimas, como la localización de jóvenes solitarios en las escuelas secundarias, colleges y universidades con quienes establecen amistad e intimidad para captarlos y manipularlos.
El traficante o proxeneta no trabaja, solo está alrededor de la víctima para que ésta le entregue todo el dinero. Además, se queda con la identificación personal de su víctima para que ésta no se escape, refleja el artículo.
Industria millonaria
La trata de personas es un negocio mucho más lucrativo que la venta de drogas o de armas. Cada víctima puede ser vendida en múltiples ocasiones. Es el segundo crimen en el mundo y está previsto que sea el primero, llegando a superar al narcotráfico, por la cantidad de dinero generado, refiere el artículo.
En el 2015, este negocio generó 150 mil millones de dólares en el mundo. En Estados Unidos, la trata de personas genera 9.5 mil millones al año en ese país, de acuerdo con Naciones Unidas.
El Departamento de Justicia identificó las 20 ciudades más peligrosas para la trata de personas: Houston, El Paso, Los Ángeles, Atlanta, Chicago, Charlotte, Miami, Las Vegas, Nueva York, Long Island, Nueva Orleans, Washington, D.C., Filadelfia, Phoenix, Richmond, San Diego, San Francisco, St. Louis, Seattle y Tampa.
El Nuevo Herald reconoce que Estados Unidos está considerado la fuente de abastecimiento de trata de personas del mundo.
“En total, hay más de 27 millones de personas esclavizadas por esta causa, más que en toda la historia”.
Nueva legislación para ayudar a las víctimas
El Nuevo Herald publica que desde febrero del 2016, Miami-Dade exige la publicación de números de línea directa y recursos en los clubes de striptease, salones de mensajes, aeropuertos, centros de transporte y las empresas de entretenimiento para adultos.
Gracias a la propuesta de las comisionadas Rebeca Sosa y Daniella Levine Cava, desde el 8 de marzo de 2016 se aprobó por unanimidad la colocación de señales de sensibilización con los indicios de trata de personas en las instalaciones del Condado, como las estaciones de transporte (Metrorail, trenes, autobuses, metrobús), salas de emergencia, bibliotecas, parques, vestíbulos de edificios del gobierno, entre otros, indica Olmos.
En algunos lugares como Suiza es legal vender sexo, pero ilegal comprarlo. “Siguiendo este modelo, en Miami-Dade si las autoridades atrapan a un joven pagando por tener relaciones sexuales por primera vez, recibe una multa de $500. La segunda vez es un delito de segundo grado y la tercera uno de tercer grado más una penalidad de $5,000”, informa Williams.
El año pasado se produjo un cambio en la ley federal, ahora los jóvenes pueden ser condenados a un mínimo de 15 años por trata de personas.
Pocos gobiernos enfrentan estos delitos
Son pocos los gobiernos que enfrentan estos delitos desde el punto de vista jurídico-penal. Entre los que lo hacen está Cuba, que mantiene una política denominada “Tolerancia Cero” ante las diversas manifestaciones de este grave flagelo internacional.
Los logros alcanzados por la pequeña isla caribeña es posible por la intervención y coordinación de la Fiscalía General de la República y el sistema de tribunales y un grupo de organismos de la Administración Central del Estado e instituciones, entre ellos el Centro Nacional de Educación Sexual y organizaciones no gubernamentales como la Federación de Mujeres Cubanas.
Tags: Estados Unidos, trata personas, Cuba, Europa

Be Sociable, Share!

No Response to “El Nuevo Herald reconoce millonaria trata de personas en Miami”

Leave a Comment

*