Golpe tras golpe en Haití

Publicada Octubre 24, 2016 in Ciencia, La Isla grande, Politica

MARIELA PÉREZ VALENZUELA

Es difícil encontrar una noticia sobre Haití que hable de prosperidad, de alegría, de proyectos de vida. Las hay, pero no engloban a su gente pobre. Sobrevivir allí, en un país pequeño, empobrecido, hambriento, ya es una heroicidad. La pequeña nación fronteriza con Santo Domingo en la isla La Española exhibe frustración, aun cuando países amigos, como Venezuela y Cuba, les lleven un hálito de esperanza.

Sin recobrarse aún del terremoto del 2010, que dejó como saldo 200 000 muertos, Haití acaba de ser azotada por el huracán Matthew y 59 mil de sus habitantes pasaron las lluvias, los vientos y el peligro del mar embravecido en las carpas que manos humanitarias depositaron allí hace seis años.
La prensa internacional apenas dio espacio a la tragedia que volvió a cernirse sobre el pedazo de isla de 25 mil 750 kms2. Para los medios privados no era importante lo que dejó atrás Matthew en la parte oeste de La Española, sino como se preparaba La Florida para esperar el meteoro. De Haití, unas líneas el primer día.
Lo cierto es que la situación económico-social en Haití es dolorosamente terrible. Ese país, de 15 millones 600 mil habitantes presenta un cuadro de pobreza debido a una estructura económica dependiente de una casta oligárquica, décadas de dictadura y terror, intervenciones de Estados Unidos y depredación de sus recursos naturales que causaron que parte de la población emigrara en busca de trabajo y seguridad. Solo en la vecina República Dominicana hay 11 mil haitianos indocumentados.
En la actualidad, hay un escenario político inestable con un gobierno de transición dirigido por el presidente interino Jocelerme Privert, que se ha visto forzado por distintos motivos a suspender los comicios generales previstos para este año, cuando Michel Martelly culminó su mandato y se retiró del gobierno sin tener un sustituto.
Desde el 2013, ese país vivía en una sequía que impedía la fructificación de las cosechas. Estimados oficiales indican que unos 4,4 millones de personas dependen de la llamada agricultura de subsistencia. Hoy, el 75 por ciento de ellos (3,3 millones) vive en el umbral de la pobreza.
Las pocas precipitaciones observadas son erráticas. No hay agua para tomar, y las cosechas se perdieron de manera consecutiva.
El Programa Mundial de Alimentos (PMA) advirtió que la escasez del agua debida en buena parte por la erosión de los suelos y la falta de árboles provocó la pérdida del 70 por ciento de los cultivos en el 2015 y era posible ocurriera igual este año por cuarta vez, lo que equivale a que si la agricultura no prospera, la población no come.
Se estima por la Organización Mundial de la Salud que otro 1,5 millones pasa hambre cada día y está desnutrido, en especial en las ciudades.
Pero es solo parte de la situación de calamidad que se presenta en Haití. La carencia de redes hidrosanitarias obliga a la población a utilizar agua contaminada de los ríos, a pesar de las recomendaciones de las brigadas de médicos de Cuba que permanecen allí tratando de aliviar los males de esta población.
Pocas horas después del paso del huracán Mattheww, galenos cubanos integrantes de la brigada internacionalista Henry Reeve se unieron a centenares de sus colegas que permanecen al lado de la población más empobrecida, en los lugares más remotos de la nación para aliviar las enfermedades. A ellos se unieron médicos llegados de Venezuela para integrarse al salvamento de los golpeados por la tragedia natural.
Ahora, es grave la situación epidemiológica existente en territorio haitiano, donde 332 personas murieron en el 2015 a causa del cólera, enfermedad introducida en el territorio nacional por un soldado de los Cascos Azules de Naciones Unidas que permanecen allí estacionados desde hace varios años para supuestamente evitar entornos políticos violentos.
En un reporte de la Organización Panamericana de la salud, en Haití existían, antes del ciclón, 13 mil 859 casos de la enfermedad ahora incrementada. O sea, el 95 por ciento de los enfermos conocidos en las Américas. Fuentes oficiales anunciaron que esperan la llegada de un millón de vacunas contra el cólera, dado el crecimiento de la dolencia en los últimos días.
A falta de productos agrícolas para sobrevivir, los campesinos han debido enfrascarse en la producción de carbón, lo que hace que la tala discriminada ocasione grave problemas de erosión. O sea, pronto la tierra tampoco servirá.
Organizaciones internacionales afirman que el agotamiento de los árboles hace que Haití sea más vulnerable a los fenómenos climatológicos, y según la empresa británica Maplecroft, especialista en análisis de riesgo, es uno de los cinco países que corren más peligro por el cambio climático. Los otros son Chad, Bangladesh, Níger y República Centroafricana.
El último dato oficial de víctimas por el efecto de Matthew es de 372 muertos, cuatro desaparecidos y 246 heridos.
Las autoridades haitianas advirtieron que medios de prensa han aumentado las cifras dejadas por el huracán para recoger más dinero de asistencia, que luego se pierden en las organizaciones no gubernamentales de supuesta ayuda.
El pasado año, tras una investigación, pudo comprobarse que la Cruz Roja había recibido un año después del terremoto del 2010 la cifra de 500 millones de dólares para un proyecto de viviendas para las víctimas de la catástrofe y cuatro años más tarde solo seis habían levantado. El desvío de fondos destinados a ayuda humanitaria es un hecho, según revelan analistas.

Be Sociable, Share!

No Response to “Golpe tras golpe en Haití”

Leave a Comment

*