Trump contra las mujeres y los pobres

Publicada Febrero 13, 2017 in Mujeres, Politica

Mariela Pérez Valenzuela

El 20 de enero de 2017 marca un nuevo período histórico en Estados Unidos con la asunción ese día a la presidencia de Donald Trump, un multimillonario analfabeto en política que horas después de su llegada a la Casa Blanca implantó medidas de dimensiones impredecibles, entre las que destaca el restablecimiento de la “Ley Mordaza Global”, una destructiva política que amenaza la vida de las mujeres en todo el mundo.

Protestas contra Donald Trump

Protestas contra Donald Trump

Desde antes de su llegada a la Oficina Oval de la Casa Blanca, este personaje de los negocios inmobiliarios, conductor de un programa televisivo, demostró su desprecio hacia el sexo femenino en declaraciones y comentarios que le valen el rechazo colectivo a una actitud misógina. De dónde le nace ese sentimiento de aversión personal y social a las mujeres se ignora, a las que –según sus palabras- solo considera objetos de placer, recibido, además, por su adinerada posición. “Soy rico y puedo tener a quien quiera”, ha dicho.
Prima en este individuo un espíritu racista, discriminatorio, xenófobo, repudiado a nivel mundial, con una política extrema contra los inmigrantes de distintas partes del mundo que viajan a Estados Unidos en busca del cada vez más lejano sueño americano de desarrollo personal. En el caso de México, uno de sus afluentes naturales de trabajadores inmigrantes, ordenó la construcción de un muro de más de mil kilómetros en la frontera común que deberá ser pagado, según pretende, por el gobierno víctima de tales desmanes unilaterales.
Este presidente en solo seis días destruyó el tejido económico, social y cultural que traen consigo millones de emigrantes –de cuyo trabajo mal pagado depende la economía de numerosos estados de la Unión-, e incluso impidió la entrada de viajeros de siete países de religión musulmana.
Con esta disposición las mujeres también están amenazadas con la separación de sus familias, el corte de ayuda económica, la posibilidad de abandonar territorios en guerras, algunas de ellas fomentadas por el propio gobierno norteamericano en aras de un supuesto nacionalismo o retorno a la riqueza interna, pretextos emanados, según analistas, de un político ignorante.
En su furibundo ataque contra los pobres, Trump también dispuso desmantelar el sistema de salud implantado por su antecesor, Barak Obama, llamado Obamacare, que permitía recibir atención médica a unos 20 millones de estadounidenses de las capas más pobres de esa sociedad.
Esta medida de gran importancia social afecta a las mujeres norteamericanas pobres, imposibilitadas de acceso por bajas entradas a los planes de salud privados. Con ellos, el multimillonario magnate puede tronchar la asistencia gratuita, esencial para la salud y la vida de niñas y mujeres.

La ley mordaza y el rechazo mundial
Solo un día después de su llegada a la Casa Blanca, el presidente Trump enfrentó lo que se considera la mayor movilización vista en Estados Unidos en las últimas décadas, protagonizadas por mujeres en su mayoría –se estiman cinco millones de movilizados en el país- como muro de contención a la ley que firmaría poco después.
La llamada Ley Mordaza, que movilizó mediante las redes sociales a mujeres en distintos países, entró en vigor por primera vez con el mandatario republicano Ronald Reagan en 1984, y ha sido revocada por los demócratas cuando asumen el gobierno.
Esta regulación prohíbe a las organizaciones no gubernamentales extranjeras que ofrecen orientación de planificación familiar y salud reproductiva a recibir financiamiento de Estados Unidos, si esa labor incluye el aborto, aun cuando el dinero norteamericano no se use de manera específica en servicios relacionados con la interrupción del embarazo.
Rodeado de hombres en su oficina, todos blancos, el nuevo Mandatario reactivó la Ley que pudiera ser letal para las casi 21 millones de mujeres y niñas que cada año acuden a prácticas de abortos inseguros (13% de la mortalidad materna) muchos causados por violaciones en zonas de conflicto, según precisó la Organización Mundial de la Salud.
El grupo global de planificación familiar Population Action International (PAI) denunció que Trump causó un colapso en las redes sanitarias mundiales. “La única meta que la política conseguirá es castigar a las mujeres que ya enfrentan situaciones difíciles bloqueando su acceso a cuidados esenciales”.
Son numerosos los países en que organizaciones no gubernamentales propician que las mujeres reciban asistencia de salud especializado. Bajo las normas del multimillonario presidente tales instituciones serán descalificadas y no recibirán financiación de Estados Unidos, aun cuando para la práctica del aborto utilicen sus propios fondos.
Visto desde esa óptica, la revitalización de la ley es lesiva e injusta, pues cierra la posibilidad de recibir otros beneficios a niñas y mujeres.
Para los defensores de los derechos humanos, el cierre de las clínicas financiadas incluso solo en alguna medida por Estados Unidos implica enviar a las afectadas a una muerte probable. Entre las prohibiciones está la de brindar informaciones sobre una atención de salud reproductiva integral.
La organización Marie Stopes International, mayor grupo de planificación familiar a nivel mundial, indicó que la pérdida de sus servicios podría significar 6,5 millones de embarazos no deseados, 2,1 millones de aborto de riesgo y 21 mil 700 fallecimientos durante el actual mandato republicano.
El repudio a la medida de Trump tuvo el rechazo de las estadounidenses, movilizadas en Washington, Los Ángeles, Denver, Boston y otras grandes ciudades, así como en localidades pequeñas de estados como La Florida. Decenas de artistas norteamericanas de fama internacional, como Cher, Maddona y Samantha Ronson, estuvieron presentes en las protestas..
La llamada Marcha de las Mujeres se expandió a nivel mundial. En ciudades como Sidney, Praga y Moscú, también hubo movilizaciones callejeras contra la Ley Mordaza, puesta en práctica de nuevo por el Mandatario que, en pocos días, devino uno de los más impopulares de la historia estadounidense.
La resistencia civil contra las ultrajantes medidas de Trump continuará en los próximos meses, luego de que las mujeres lo desafiaran en las calles.

Be Sociable, Share!

No Response to “Trump contra las mujeres y los pobres”

Leave a Comment

*