Sindicatos convocan huelga general en Brasil

Publicada Abril 26, 2017 in Politica

Mariela Pérez Valenzuela

Las grandes centrales sindicales de Brasil convocaron a una huelga general el próximo viernes en repudio a las reformas que ahora discute el Congreso Nacional contra la clase obrera y la destrucción de sus representaciones gremiales.fuera-temer
La presidenta de la Central Única de los Trabajadores –la mayor del país- en Minas Gerais, Beatriz Cerqueira, declaró al periódico Brasil de Fato que “el paro resulta urgente y necesario para detener esa ola conservadora que intentan llevar adelante un gobierno y un Congreso Nacional sin legitimidad, mediante la imposición de un nuevo modelo de Estado”.
Coordinadora general del Sindicato Único de los Trabajadores de la Educación, Cerqueira precisó que el fin de la política gubernamental es la reducción del Estado, sin facultades, y al servicio de grandes trasnacionales.
A la convocatoria a la huelga general también están adscriptas, entre otros, la Unión General de los Trabajadores, la Central de los Trabajadores y Trabajadoras de Brasil, Fuerza Sindical, Intersindical, y los Frentes Brasil Popular y Pueblo sin miedo.
También participarán el Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra, una de las organizaciones sociales más activas del país, y agrupaciones estudiantiles de los distintos niveles de enseñanza.
Desde que el presidente Michel Temer asumió el Palacio de Planalto el pasado agosto, cada día hay protestas callejeras en rechazo a la aplicación del sistema neoliberal y en detrimento de los programas sociales implantados en los 12 años de gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Rousseff, ambos del Partido de los Trabajadores (PT).
Apoyado por los grandes centros capitalistas de Brasil para derrocar a Rousseff mediante un golpe parlamentario que orquestó, dirigió y aplicó, Temer está obligado a pagar su deuda con la oligarquía, que es la adopción de una serie de medidas favorecedoras del sector privado.
Ahora está en discusión en la Cámara de Diputados la Reforma Laboral, cuyo texto original sufrió 200 enmiendas, y debe ser aprobada primero por la Comisión Especial de esa Casa y después por el Plenario, antes de pasar al Senado. La ventaja para el oficialismo es que se trata de un proyecto de ley ordinaria que puede adoptarse sólo con mayoría simple
La directriz que pudiera surgir del Congreso elimina la Consolidación de las Leyes del Trabajo firmada en 1942 por el entonces presidente Getulio Vargas y que recoge en un solo documento todas las disposiciones laborales en la nación suramericana y que crea las condiciones para un tratamiento armónico entre patrones y subordinados.
Temer ya logró que el corrupto cuerpo legislativo brasileño acordara un techo de gastos sociales, inamovible, en los próximos 20 años, sin tener en cuenta los cambios lógicos de una sociedad en movimiento y sus necesidades crecientes, y la tercerización del empleo, lo cual motivó grandes protestas en los 27 estados de esa nación.
Analistas consideran que la reforma laboral sería una de las armas más poderosas para darle mano libre a la patronal, pues tiene varios acápites dedicados a debilitar a la clase obrera y a los sindicatos que la representan.
De ahí que las acciones de los gremios brasileños para este Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, estén encaminadas al rechazo masivo a las reformas laborales y de seguridad social, también en pauta.
Desde Minas Gerais, la Central Única de los Trabajadores (CUT), la mayor organización sindical de Brasil, convocó al paro general para demostrarle la fuerza de la clase obrera al gobierno conservador que apenas se mantiene en pie. El Mandatario posee solo el 5% de aprobación popular y ocho de sus ministros están indicados como sospechosos en el escándalo de Petrobrás y la constructora Odebrecht.
En esa cuerda, también una quinta parte de los 513 diputados y un sexto del Senado apareció hace pocos días en una lista divulgada por el magistrado Edson Fachín, del Supremo Tribunal Federal, que involucra, en total, a 98 políticos, incluidos cinco ex presidentes de la Federación.
Para algunos diputados federales de oposición existen grandes discusiones en el Congreso Nacional, pues aunque la reforma laboral fue votada para ser tratada con urgencia –debido a la presión del sector empresarial-, es muy probable que muchos legisladores después no la aprueben para que no los identifiquen con Temer, al borde de la tumba política.
Hace algunos días,  el Presidente usurpador confirmó ante los medios de prensa que el proceso político contra Rousseff fue solo por venganza del ahora condenado expresidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha.
Este individuo quiso impedir, mediante una concesión de la Mandataria, ser investigado por la corrupción en Petrobrás. Ante la negativa, Cunha dio paso a supuestas denuncias contra la Dignataria, que no pudieron ser probadas, pero así y todo, la impugnaron del cargo.
En ese contexto resbaladizo y de baja credibilidad es que Temer intenta retornar a una economía neoliberal que, en su opinión, sacará a Brasil de la depresión en que se encuentra, de la que culpan al gobierno petista y no a la crisis mundial del capitalismo.
El estancamiento económico, y la negativa de la Mandataria a eliminar los programas sociales, fue el elemento que motivó a los capitalistas locales a pagarle a Temer para que armara el tinglado que finalmente logró su meta de cambiar al gobierno del PT por uno conservador y aliado de la oligarquía.
Sin embargo, el régimen usurpador no mejoró la situación económica, y según una encuesta del Banco Central de Brasil la economía solo crecerá un 0,5% este año,  en tanto existen 12 millones de desocupados y a esa cifra se han sumado otros dos millones el último año.
Los próximos días serán de gran movimiento popular en Brasil, pues la combativa Sao Paulo acogerá la concentración por el Día de los Trabajadores, en la que coincidirán los grandes sindicatos de esa nación de más de 200 millones de habitantes.
La Avenida Paulista, la más importante del Estado más industrializado de Brasil,

muestra en sus separadores centrales una instalación de 17 paneles gigantes de fotografías con lemas que indican las metas de Naciones Unidas para el 2030, entre ellas cero hambre, derecho a la vida, la salud pública y la educación, también reivindicadas por los gremios.

Be Sociable, Share!

No Response to “Sindicatos convocan huelga general en Brasil”

Leave a Comment

*