Temer en caída libre

Publicada Mayo 19, 2017 in Politica

Mariela Pérez Valenzuela

Con el rostro abatido, simulando enfado, el presidente de facto de Brasil, Michel Temer, afirmó este jueves al mediodía que no renunciará al cargo, luego de que en las últimas horas explotara otro escándalo de corrupción en el cual aparece involucrado de manera directa.

temer
Temer, quien como vicepresidente sustituyó en mayo del pasado año a la legítima presidenta, Dilma Rousseff, negó cualquier relación con la empresa de carnes JBS, cuyos dueños grabaron una conversación que comprueba su complacencia con que se le pagara una fuerte suma de dinero al ahora preso ex líder de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, de su mismo partido, el Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).
La cuantiosa suma enmudecía a Cunha sobre otros hechos de corrupción en los que Temer y la JBS están envueltos en la estatal Petrobrás y la constructora Odebrecht, y le daba carta blanca para que actuara con impunidad y sin pruebas contra Rousseff en un juicio político sin pruebas.
“No voy a renunciar. Se lo que hice y fui correcto. Exijo una investigación plena e inmediata para esclarecer mi posición ante el pueblo brasileño”, expresó ante las cámaras de la televisión nacional el máximo dirigente del PMDB, conocido por sus sucios manejos a lo interno de los partidos y sus componendas con los grandes centros de poder financieros.
A pesar de las afirmaciones del Mandatario, nunca estuvo más debilitado el régimen conservador, mucho más después de que el juez del Tribunal Supremo de Justicia, Edson Machín, ordenara una investigación del presidente.
Las denuncias públicas por corrupción en las últimas horas contra Temer, a quien solo apoya un 5% de la población, es un golpe decisivo e inesperado en su contra, pues esta semana festejaba un tímido repunte en los empleos y el avance en las reformas laborales y de jubilaciones.
También se conoció hace pocas horas que el senador Aécio Neves, que acaba de renunciar a la presidencia del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), también fue blanco de las grabaciones de los empresarios, en un episodio en el que están involucrados varios de sus familiares.
Neves fue apartado hace pocas horas de su escaño en el  Senado por conducta impropia al solicitar una propina de dos millones de dólares a empresarios a fin de defenderse de las acusaciones de corrupción.
La divulgación de las últimas noticias políticas por la empresa periodística O Globo, que hasta ayer apoyó como línea editorial al gobierno derechista y sus medidas neoliberales contra el pueblo, y antes emplazó, criticó, y trató de desprestigiar a  Rousseff y al exmandatario Luiz Inacio Lula da Silva, tiene dos lecturas: primero que se está desligando del actual ejecutivo, y segundo, que los socios de Temer empiezan a abandonarlo.
La red corporativa de prensa tuvo, indican observadores, la típica reacción de sobrevivencia, adoptada como una decisión de los grandes grupos empresariales que ante un escándalo de inmedibles proporciones prefieren mirar hacia el futuro y desligarse de un pasado que se torna indefendible. La decisión comunicacional del grupo de prensa más grande de Brasil fue tomada a pesar de que desde el punto de vista editorial constituya una frustración para los conservadores.
La población brasileña exige la renuncia del Mandatario usurpador, quien en su defensa esgrimió un tímido repunte de la deprimida economía nacional, y la inmediata celebración de elecciones generales para la gubernatura.
Temer está luchando desesperadamente por su supervivencia como presidente para evitar ir a la cárcel. El conoce que si abandona el Palacio de Planalto va a ser detenido no solo por este escándalo sino también por sus vínculos con la corrupción en Petrobrás y la Odebrecht.
La situación es sumamente difícil para él, pues los grandes medios de derecha  le están reduciendo su sustentación, y los partidos que lo apoyan lo están abandonando, más aun luego de la comprobada corrupción de Neves.
Mientras, las grandes centrales sindicales brasileñas, el Movimiento de Trabajadores sin tierra (MST), organizaciones estudiantiles, sociales, empresarios no comprometidos y otros sectores exigen que Temer renuncie, pero no para poner otro títere en su lugar, sino que se recomponga Brasil con un gobierno nacido en las urnas en elecciones directas y anticipadas.
El pueblo del gigante suramericano, expectante ante la corrupción de una gran parte de los políticos en funciones, esperan por la decisión del actual presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, de darle paso a las cuatro solicitudes de juicio político contra Temer, presentadas hasta ahora.
Las próximas horas y días son cruciales en la nación suramericana de más de 200 millones de habitantes y primera economía de la región

Be Sociable, Share!

No Response to “Temer en caída libre”

Leave a Comment

*