Brasileños en huelga general de nuevo este mes

Publicada Junio 9, 2017 in Politica

MARIELA PÉREZ VALENZUELA

El pueblo brasileño, que rechaza al presidente Michel Temer en más del 95%, volverá a paralizar el país el próximo día 30 en rechazo a las reformas neoliberales del gobierno de facto, respaldadas por el Fondo Monetario Internacional para una supuesta recuperación económica del país suramericano.


Las reformas laboral y de la jubilación, aún en proceso en el Congreso Nacional, mantiene en las calles a los movimientos populares fortalecidos por la ilegalidad gubernamental, ya que Temer ocupó el Palacio de Planalto gracias al golpe de estado parlamentario que derrocó a la Mandataria Dilma Rousseff, de quien era vicepresidente.
Este martes, las grandes centrales sindicales brasileñas convocaron a una huelga general el próximo día 30 en repudio a las medidas del Ejecutivo y para exigir la renuncia del ilegal mandatario, acusado de corrupción y sometido ahora a juicio por recibir dinero de empresarios durante la campaña electoral junto a Rousseff en el 2014.
Pero antes, el día 20, habrá una paralización de las principales ciudades de la nación de más de 200 millones de habitantes, que ahora exhibe una cifra de más de 14 de millones de desempleados y sin indicadores demostrativos de una recuperación económica.
Esta es la segunda ocasión en un mes que Brasil va a la huelga general desde que cayó la última dictadura militar en los años 80. El pasado 29 de abril, más de 40 millones de personas sindicalizadas y de otros sectores participaron en un paro que detuvo las actividades en la nación integrada por 27 Estados y la capital federal.
El secretario de la Central Única de Trabajadores (CUT), Sergio Nobre, advirtió ahora que “si el Congreso Nacional anticipa la votación de las alteraciones en contra de la clase obrera, vamos a adelantar también las movilizaciones. No permitiremos, afirmó, que voten contra la voluntad del pueblo brasileño”.
En lo que constituye una labor conjunta de los grandes gremios, además de la CUT adhirieron el paro y la paralización citadina  la Central General de los Trabajadores de Brasil, la Central de los Sindicatos Brasileños, la Central Sindical y Popular, la Central de los Trabajadores y de las Trabajadoras de Brasil, la Fuerza Sindical, la Intersindical Central de la Clase Trabajadora, la Nueva Central Sindical de Trabajadores Pública Central del Servidor, y la Unión General de los Trabajadores.
A ellos se unen también otras organizaciones populares, como el Movimiento de los Trabajadores sin Tierra y la Unión Nacional de Estudiantes.
Temer propuso ante el Senado, para complacer a los empresarios y grandes capitales que lo situaron en el Palacio de Planalto, el establecimiento de 65 años de edad para la jubilación – los dos sexos-, además de elevar la cantidad de años imprescindibles para poder cobrar la pensión completa.
Aunque dijo que no renunciaría, luego de ser descubierto un audio en que acepta se soborne en la cárcel a Eduardo Cunha, uno de sus políticos de confianza para que guardara silencio sobre las irregularidades económicas en Petrobrás, analistas coinciden en que la crisis gubernamental solo acabará cuando haya elecciones directas en el país, una de las exigencias de la población.
Cunha, quien cumple condena por ladrón, era el presidente de la Cámara de Diputados que permitió, por orden expresa de Temer, una denuncia sobre supuesta culpabilidad de Rousseff en las cuentas de la Unión, lo que desencadenó el juicio político en su contra.
Si Temer continúa como Presidente es debido a que, dado el esquema de corrupción existente en la clase política, no hay un personaje libre de culpa que pueda sustituirlo, por lo cual la oligarquía lo mantiene. Además, si lo quitan es muy probable que el líder del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) también inculpe a otros políticos de alto rango, lo cual es inconveniente para los involucrados en distintos esquemas delictivos.
Mientras, el Tribunal Superior Electoral (TSE) continúa el proceso contra Temer y Rousseff, acusados de recibir dinero de fuentes privadas durante la campaña electoral de 2014.
El resultado final de este juicio, en que el Presidente debió contestar 82 preguntas por escrito a la Policía Federal, puede ser la casación de Temer, quien el pasado miércoles aseguró que “vamos a conducir el gobierno hasta el 31 de diciembre de 2018” cuando debe entregar el cargo al vencedor de las presidenciales del próximo año.
En este proceso no se juzgan otras acusaciones legales contra el Mandatario, en especial sus conexiones con los dueños de los frigoríficos JBS, también detenidos por sus sobornos a funcionarios y líderes políticos oficialistas.

Be Sociable, Share!

No Response to “Brasileños en huelga general de nuevo este mes”

Leave a Comment

*